La falta de transparencia determinante en la nulidad de las cláusulas suelo

Tranparencia

El Juzgado de lo Mercantil nº 11 de Madrid ha declarado mediante Sentencia de ayer 7 de abril 2016 la nulidad de las cláusulas suelo fijadas en las condiciones generales de las hipotecas suscritas con consumidores por “falta de transparencia”. Así pues, ha condenado a 40 bancos y cajas a eliminar las citadas cláusulas de los contratos y a cesar en su utilización de forma no transparente. Los hipotecados implicados podrán beneficiarse de la caída del Euríbor, con tasas mensuales negativas desde el mes de febrero.

La magistrada titular del Juzgado, estima así parcialmente la demanda colectiva interpuesta por Adicae y ha condenado además a devolver a los hipotecados las cantidades “indebidamente” abonadas desde el pasado 9 de mayo de 2013, con los intereses que legalmente correspondan. La juez alega que el reintegro se limita a partir de esa fecha al aplicar la doctrina del Tribunal Supremo en anteriores casos y “partiendo de que concurren idénticas circunstancias de buena fe y riesgo de grave trastorno del orden público económico”, más aún ante el elevado número de entidades afectadas por la sentencia.

La demanda de 15.000 afectados afecta a 40 entidades bancarias. El fallo de la sentencia estima parcialmente la demanda interpuesta frente a Liberbank y Banco Castilla la Mancha, Caixabank y Barclays, Kutxabank, Cajasur, Caja de Ontiyent, Caja Rural de Zamora, Caja Rural de Asturias, Caja Rural de Extremadura, Caja San Vicente Ferrer, BMN, Caja Rural de Betxi, Caja Rural Central, Caja Rural de Jaén, Unicaja-Ceiss, Caja rural de Torrent, Ipar kutxa, Caja Rural del Sur, Caja Rural de Granada, Caja Rural de Albacete, Nueva caja Rural de Aragón (Bantierra), Caja de Arquitectos, Cajasiete, Caja Soria, Caja Almendralejo, Caja Rural de Teruel, Caja Rural Gallega, Caja Rural Navarra, Caja Rural de Castilla la Mancha, Caja Rural de Burgos, Cataluny Banc y Banco Etcheverria, Bankia, Banco Sabadell, Banca Pueyo, Banco Caminos, Ibercaja, Banca March, Banco Santander, Banco Popular Español, Targobank y banco popular- e, Credifimo y Celeris.

Las cláusulas suelo anuladas por esta sentencia carecen de transparencia resultando “abusivas”.

Los contratos de préstamo hipotecario en los que las entidades bancarias demandadas insertaron las cláusulas suelo litigiosas se ofertaban como contratos a interés variable, de forma que los adherentes creían estar contratando un préstamo en el que los intereses variarían en función de la evolución del índice de referencia pactado y en consecuencia, que ante cualquier escenario de bajada del tipo de referencia, se iba a producir una correlativa bajada de la cuota de su préstamo hipotecario.

Al introducir estas cláusulas de fijación del precio en el contrato a través de cláusulas pre-redactadas (insertas como condiciones generales de los contratos), las entidades bancarias redujeron la visibilidad de su contenido, por las siguientes razones:

  • Los consumidores no leen las condiciones generales y no las tienen en cuenta a la hora de contratar.
  • Los mismos contratan sobre la base de que todo el contenido predispuesto está integrado por cláusulas accesorias a lo pactado verbalmente o de acuerdo con la publicidad y demás documentación que se ha entregado al tiempo de la celebración del contrato y que en ningún caso esperan que contradigan la oferta contractual.

Las entidades bancarias tenían la obligación de asegurarse que los adherentes conocían la inclusión de la cláusula suelo en sus contratos de préstamo hipotecario, llamando expresamente la atención sobre la misma y explicando tanto su contenido como la probable evolución del tipo de referencia a corto plazo, así como la influencia de dichas cláusulas en el coste real del crédito. Sin embargo las entidades bancarias han dado a estas cláusulas un tratamiento secundario.

Según el criterio del Juzgado, esta circunstancia frustraba las expectativas de los hipotecados, puesto que al creer que suscribían un préstamo hipotecario a interés variable descubrían “sorpresivamente” una cláusula que les impedía beneficiarse de las bajadas registradas en este índice de referencia. La juez ha declarado igualmente la subsistencia de las hipotecas en vigor suscritas por los bancos y cajas demandados que incluyan las cláusulas y ha ordenado cesar su utilización.

Enlaces de interés:

http://www.lavanguardia.com/economia/20160407/40957534287/clausulas-suelo-bancos-hipoteca-devolver.html